Search
Close this search box.

Escribir y Publicar a Cualquier Edad

Escribir y Publicar a Cualquier Edad

Nunca es demasiado tarde para empezar a escribir y publicar, y la literatura está repleta de ejemplos inspiradores que demuestran que la edad es solo un número frente a la pasión y la persistencia. Personajes como Laura Ingalls Wilder, Raymond Chandler y Frank McCourt son solo algunos de los que decidieron seguir sus sueños literarios en etapas avanzadas de sus vidas, y sus historias son un poderoso recordatorio de que nunca es tarde para perseguir nuestras pasiones.

Laura Ingalls Wilder, mundialmente conocida por su serie La casa de la pradera, comenzó a escribir cuando la mayoría estaría pensando en retirarse. Publicó su primer libro a los 65 años y su obra no solo capturó el corazón de millones de lectores, sino que también se convirtió en una aclamada serie de televisión. Su capacidad para compartir las experiencias de su infancia en un contexto de frontera americana no disminuyó con la edad, sino que se enriqueció.

Raymond Chandler, por otro lado, nos mostró que el género policial no tiene por qué ser exclusivo de los jóvenes. Publicó su primera novela, El sueño eterno, a los 51 años, introduciendo al mundo al detective Philip Marlowe y estableciendo las bases del género negro moderno. Chandler no solo escribió con una voz que era tanto cínica como poética, sino que también demostró que la madurez puede aportar una perspectiva única y enriquecedora a la literatura.

Frank McCourt, otro tardío gigante de las letras, nos entregó Las cenizas de Ángela a los 66 años. Esta autobiografía detalla la implacable pobreza de su infancia en Irlanda y es un testamento de que las historias de resistencia pueden ser contadas y apreciadas, sin importar el momento de la vida en el que se decidan escribir.

Estos autores no solo encontraron sus voces literarias más tarde en la vida, sino que también desafiaron la noción de que la creatividad disminuye con la edad. Sus historias subrayan una verdad universal: la expresión artística no conoce de límites temporales. El acto de escribir es en sí mismo un desafío a nuestras percepciones sobre el envejecimiento y un testimonio del espíritu humano que busca siempre expresarse, aprender y conectar con otros, sin importar los años.

Así que, si alguna vez has pensado que es demasiado tarde para comenzar a escribir o que el tren de la publicación ya pasó, recuerda a estos escritores. Ellos no solo empezaron en lo que muchos considerarían el ‘crepúsculo’ de sus vidas, sino que también dejaron una marca imborrable en el mundo literario. Que su legado actúe como un faro para todos aquellos que todavía dudan de tomar la pluma. Escribir y publicar a cualquier edad no es solo posible, es un camino hacia la autoexpresión y el reconocimiento que está abierto para todos, en cualquier etapa de la vida.

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre el Autor
Javier Carbajal

Director de Ciberautores.Com.

Síguenos en